Reportaje: 1st HDKI International Cup and Seminar Barcelona 2022

Del 16 al 18 de septiembre de 2022 se ha celebrado en Barcelona, el 1 SEMINARIO Y COMPETICIÓN INTERNACIONAL de HDKI. Un evento que ha reunido países de todo el mundo y que ha sido un éxito de participación (pese a su cancelación por dos veces a causa de la pandemia).

Este evento ha contado con la participación de Scott Langley sensei de Irlanda, Guy Brodeur sensei de Canadà y Ricardo Galina sensei de México.

Las sesiones de entrenamiento se realizaron viernes y sábado, dividiendo los participantes en dos grupos diferenciados por nivel. Cada instructor dispuso de dos horas para transmitir sus conocimientos a los asistentes. Posteriormente se realizaron exámenes de DAN y un curso de arbitraje.

El domingo se realizó el campeonato de Kata individual masculino y femenino, Kata por equipos, Kumite (shobu ippon) individual masculino y femenino y Kumite por equipos.

El domingo por la tarde se realizó una Sayonara Party con más de 70 asistentes y se dió por finalizado este evento.

Anuncio publicitario

Reportaje: Gasshuku de la Federación Europea de Jo-Do (agosto 2022- Suiza)

La pasada semana del 31 de Julio al 5 de Agosto se celebró el Gasshuku de la Federación Europea de Jodo en la localidad Suiza de Saint Croix, cerca de la frontera francesa.

La comitiva ibérica, con participantes de Cataluña, Valencia y Madrid, fue llegando a Ginebra por partes a lo largo del sábado, pero no sería hasta el domingo que se partiría dirección a Saint Croix, desplazándonos en tren, bus y la ayuda del equipo a cargo de la organización.

Llegada la tarde, todos los “jefes de grupo” participaron en un entreno exclusivo para ellos, donde se hizo un repaso de algunas técnicas, conceptos y katas de las diferentes armas del ryu.

Tras el entreno de la tarde y la breve cena, llego la hora del primer descanso, todavía con el cielo iluminado, pues a partir de ese día tocaba madrugar para llegar a los entrenos matutinos de las 6:30 de la mañana. Esos entrenos, consistían o bien en entrenos de armas paralelas (para los más avanzados) o en entrenos de Kihon y Uchikomis para los menos avanzados, y se llevaron a cabo durante el resto de la semana.

En el primer día, por la parte del Kihon se repasaron las técnicas fundamentales por parejas, poniendo énfasis en detalles frecuentemente ignorados como el equilibrio o las líneas de corte.

Tras el desayuno, empezó el primer entreno formal de jojutsu, y para inaugurar el curso se hizo una rueda de presentación de las diferentes comitivas nacionales que participarían en el curso. Posteriormente, se dividieron los asistentes al curso en tres niveles: Kihon/Omote, Chudan/Ranai y Kage o superior, aunque a lo largo del día los grupos avanzados mayoritariamente explorarían las primeras series, que son necesarias de practicar con una buena supervisión de vez en cuando. Este entreno duro de 9 a 12 en el pabellón de deportes de la localidad suiza.

Por la tarde y tras la comida, bajo el criterio del maestro Pascal, se entrenaron todos los grupos juntos en los fundamentos del kenjutsu, pues estos son necesarios para que la parte de la espada en las técnicas de Jo se haga correctamente. Durante el entrenamiento se revisaron los 7 principios del kenjutsu así como otros ejercicios como la práctica del happogiri en parejas.

Para finalizar el entreno se dio la opción de practicar 3 katas diferentes con los diferentes maestros que habían asistido al curso durante la última media hora que se pusieron en fila para practicar con los asistentes.

Con esto, a efectos prácticos, termino el primer día del curso para todos, pues no había ninguna actividad concertada para el resto del día.

En el entreno matutino del segundo día, por la parte del Kihon, se llevó a cabo, de nuevo prestando especial atención a ciertos detalles, el Kihon en solitario. Tras la práctica de éste, que se llevó a cabo con más presteza que el día anterior, se dedicó la última parte del entreno a la alineación adecuada del Jo en los ejercicios de uchicomi de “jodan” y hikiotoshi uchi.

En el siguiente entreno de la mañana, de nuevo divididos en tres grupos, se siguió prosiguiendo en las técnicas anteriores a los niveles que correspondían, y en algunos casos ya se empezó a la práctica de las Katas de los propios niveles.

Durante el entreno de la tarde, tras una hora de práctica de jojutsu bajo la supervisión de los distintos maestros, se llevó a cabo otro entreno con todos los grupos para la práctica del Kenjutsu. Esta vez se practicaron las distintas técnicas del Shinto Ryu Kenjutsu, incluidas en Shinto Muso Ryu.

A media hora de terminar el entreno de la tarde, y de forma similar a lo que se había hecho el día anterior, se tomó a todos los practicantes con nivel de Shomokuroku o superior (excluyendo aquellos de nivel máximo) y se invitó al resto de practicantes a probar tres técnicas/katas con los senpais que quisieran.

Con eso se llegó al tercer día, durante el cual se llevaría a cabo la visita cultural. Toda la comitiva española escogió la visita a Saint-Croix, descartando la alternativa de la visita a Iberdon-les-Bains. Para iniciar el día cultural, entonces, se empezó con una visita al museo de los autómatas musicales, donde docenas de carillones, pianolas, cajas de música e incluso violines de diferentes dimensiones y con un amplio rango de estilos de decoraciones tocaron (de forma completamente automatizada) sus melodías para nuestra pequeña comitiva.

Tras esa espectacular visita, se fue a un restaurante en un valle a las puertas del gran muro de roca de le Chasseron. Donde los diferentes miembros del grupo de Saint-Croix pudimos compaginar y compartir algún que otro chiste. Terminada la comida y de camino hacia el imponente muro, tuvimos que tomar un inesperado desvío para llegar a tiempo a la siguiente parada: El museo de la absenta, donde nos esperaba no sólo una cata del destilado sino también unas cuantas lecciones de historia y cultura del valle y país.

Después de la visita, se retomó el camino hacia el imponente muro, a través de los idílicos paisajes suizos, llenos de vegetación, algún que otro zorro y muchas vacas. Al llegar, y con mucha prisa pues en poco tiempo se nos esperaba de vuelta a Saint Croix, pudimos disfrutar de increíbles panorámicas sobre el valle e incluso de ver a lo lejos los Alpes, cerrando de forma inmejorable el día cultural.

A diferencia de los otros días, tras la cena se organizó una presentación sobre Shodo, caligrafía japonesa, a cargo de Pascal sensei. En ella, se explicaron algunos de los conceptos básicos sobre ese arte milenario, pudiendo disfrutar todos los asistentes de las elegantes caligrafías de Pascal.

El día siguiente, jueves, fue un día claramente especial. A primera vista, difícilmente se podría haber distinguido de un entreno completamente común como se había hecho el segundo día, pero con una importante peculiaridad: Sólo el maestro a cargo del entreno podía hablar. Efectivamente, se trataba del tradicional Musei No Hi (día sin voz), durante el cual la práctica se efectuaría en silencio para incentivar la reflexión.

Como en los otros días los diferentes grupos por niveles practicaron bajo la supervisión de los maestros las técnicas correspondientes. (exceptuando el entreno matutino, donde todos los grupos practicaron en silencio las tres distintas velocidades del Kihon). A diferencia de los otros días, no se llevó a cabo la sesión de practica de tres técnicas con los senpais, pues esto habría requerido pedir las técnicas elegidas en voz alta.

Para finalizar el día, y probablemente para compensar por el silencio a lo largo de la jornada, tras la cena se hizo un MonDo, en el cual los maestros se dedicaron a responder diferentes preguntas en cuanto al Shinto Muso Ryu, las artes marciales japonesas en general y también sobre su práctica.

Y con esto se llegó al último día del curso.

Durante la mañana, especialmente para los practicantes de menos nivel, se hizo entrenamiento libre bajo el comparativamente clemente sol Suizo, mientras que los demás de dedicarían a Okuden y a seguir con la práctica libre. Ese entrenamiento libre estaba claramente condicionado por lo que iba a ocurrir durante la tarde, pues los practicantes con el nivel y la resolución necesarios se examinarían, y los senpais elegidos iban a participar también en un embu para demostrar su progreso.

Después de la tregua de la comida, con el ambiente cargado de nervios, ganas y las incesantes miradas de los instructores, empezaron los exámenes. Con participantes para todos los niveles, de los 5 Kyu y los 3 Danes, la sesión se alargó más de lo que se había previsto originalmente, y aunque como suele pasar no todo el mundo pudo estar a la altura de las expectativas, la mayoría de examinados aprobaron, recibiendo así su merecido reconocimiento de progreso en la práctica del Shinto Muso Ryu.

Tras los exámenes y con una media hora de retraso, empezó el embu, donde instructores de todas las comitivas nacionales mostraron técnicas de diferentes niveles y armas, incluso con participación de otras escuelas de Iaido. Otro detalle que Pascal sensei quiso recalcar, fue la participación de miembros de la comitiva Ucraniana y Rusa en el Kasari, para abrir y cerrar el Embu, como símbolo de paz.

Y con eso concluyó el Gasshuku.

Tras la cena se hizo la entrega de los diplomas de Dan, se dieron los últimos obsequios a los maestros, y se hizo una fiesta para celebrar el éxito que fue el Gasshuku y para despedirse de aquellos que en breves (o incluso algunos ya mismo) empezaban el regreso a casa.

Este regreso no empezaría para la comitiva Ibérica hasta la mañana siguiente, deshaciendo el camino hasta Ginebra y tomando los respectivos vuelos de vuelta.

Por Lluis Agulló

Reportaje: Gasshuku Guadarrama (abril-mayo 2022)

El fin de semana del 29 de abril al 1 de mayo se ha celebrado el XV gasshuku SMR Jojutsu en Guadarrama dirigido por Pascal Krieger Sensei.

En el presente gasshuku nos hemos reunido los miembros de los diferentes grupos de Shinto muso ryu del territorio para aprender y practicar las diferentes técnicas de la escuela, esta vez con el honor y el placer de recibir las enseñanzas de Pascal Sensei y los profesores oficiales de la Federación, Lorenzo Trainelli y Maria Rosa Valluzzi, al igual que de los demás senpais.

El viernes por la tarde se realizó el primer entrenamiento, donde empezamos practicando diferentes ejercicios de kenjutusu, una vez terminados se separaron los asistentes en dos grupos, uno para los más nuevos donde pudieron recibir las enseñanzas y la atención de Pascal Sensei en la práctica del kihon, para asentar bien las bases del manejo del Jo y sus principales movimientos, mientras los participantes de niveles más avanzados practicaron katas y otros ejercicios propios de su nivel.

Al finalizar del entrenamiento disfrutamos de la cena y justo después tuvimos “mondo” con Pascal Sensei. Durante al menos una hora, tuvimos la suerte de poder hacer preguntas al sensei sobre sus experiencias en Japón, su práctica, su inicio en las artes marciales.


El segundo día los entrenamientos siguieron un orden parecido al del primer día haciendo diferentes ejercicios y katas acorde con los distintos niveles, al cual Pascal sensei siguió dedicando buena parte de su atención y resolviendo las dudas de los asistentes más noveles. A mitad del entrenamiento de la tarde, el compañero Pedro recibió el título de Shomokuroku, después del correspondiente parón para felicitarlo reanudamos el entrenamiento cada cual siguiendo con sus ejercicios correspondientes.


Al final del día disfrutamos de una buena cena y una clase de caligrafía dirigida por Pascal sensei, y de un merecido descanso.

El entreno matinal del tercer y último día estuvo centrado en la práctica del kenjutsu para los de menor nivel y por la práctica de las diferentes katas de las armas paralelas (como el Tanjo y la Kusarigama) dentro de la escuela de SMR.


Al terminar el entrenamiento fuimos a disfrutar de una buena comida con los magníficos compañeros a los que esperamos ver pronto en los próximos cursos.

Hannya

La máscara Hannya (般若) es una de las más conocidas y utilizada en el teatro japonés Noh, que representa a un demonio celoso. Se caracteriza por dos cuernos afilados que salen de su pronunciada frente, unos ojos metálicos y una boca llena de dientes con unos largos colmillos. Su expresión es simultáneamente demoníaca, enojada, aterradora, atormentada y triste.

En el teatro Noh, todos los artistas son hombres, por lo que para interpretar el papel de mujer, se ponían máscaras y atuendos característicos femeninos: la naturaleza de un personaje es señalada por su traje, muy elaborado, y sobre todo por su máscara, más pequeña que el tamaño real. Solo los actores shite se ponen máscaras, siendo capaces de concentrar la esencia del personaje que interpretan y de esta forma alcanzar una mayor profundidad emocional. 

Esta máscara de Hannya en concreto, representa una mujer humana, que cuando es traicionada, enfadada y celosa, se convierte en un Oni (demonio). La máscara es blanca si representa un estatus aristocrático, roja si representa la clase baja y oscura si representa un demonio. Cuando son usadas por un actor experimentado, las máscaras poseen la habilidad de representar distintas emociones de acuerdo a la postura de la cabeza y a la iluminación.

Los Oni son criaturas del folclore japonés que comparten muchas similitudes con los demonios y ogros occidentales. Son personajes populares en el arte, literatura y teatro japoneses. Los demonios Oni se reflejan en estas máscaras que simbolizan, precisamente, la creencia en este mundo espiritual. La función de estos demonios es la de castigar y atormentar a quienes son malvados e injustos. Así, hay Oni malos, pero también los hay buenos y que simbolizan la protección.

Los tatuajes de máscaras Hannya son muy populares en el tattoo tradicional japonés, y pueden significar la representación de nuestra parte más oscura, la que se deja llevar por los celos y la melancolía, un poco nuestro «demonio interior».

Reportaje: Curso SMR Jo-Do 5-4/03/2022 Madrid

El pasado fin de semana del 5-6 de marzo se celebro en Madrid un curso abierto de entreno de Shinto Muso Ryu Jo-Do, donde practicantes del arte marcial de diversas partes de la península tuvimos la oportunidad de encontrarnos de nuevo para seguir mejorando nuestras habilidades.

El curso empezó el sábado a las 10:30 de la mañana con la práctica de los primeros Kihon así como las dos primeras series de kata, Omote y Chudan. Tras la demostración de cada una de las series, a cargo de los senpais, nos dividimos en dos grupos para practicar: el de los que estaban al nivel de la serie y los que todavía no habían llegado, para poder practicar todos a nuestro nivel, teniendo igualmente la probabilidad de ponernos con alguien de mayor nivel por lo menos durante un rato (siempre bajo la supervisión de los dai-senpais
Fernando, Pedro y Jose Luis, corrigiéndonos y ayudándonos a perfeccionar).

Terminada la sesión matutina a las 13:30 y habiéndonos ya cambiado, fuimos el grueso del grupo a comer en un restaurante cercano de la zona, aprovechando para hacer comunidad. A las 16:00 retomamos el entreno, retomando el kihon donde lo dejamos y prosiguiendo a continuación con series de katas más avanzadas: Chudan y Kage. A parte de la practica por grupos supervisada de la mañana, también se empezó a enseñar algunas técnicas nuevas a algunos practicantes. Entre ellos destaca un servidor, que tuvo la oportunidad de aprender Ranai, y compañeros de Portugal que aprendieron Kasari formalmente entrando en Omote. ¡Felicidades a todos!

Al final de la sesión, a las 20:00, se aprovecho para hacer la entrega de los certificados para avalar el examen que se realizaron el pasado Diciembre. Tras la entrega, nos espedimos hasta el día siguiente y fue la mayoría por su cuenta a cenar y meditar con la almohada lo aprendido durante el día. Por separado, los jefes de los grupos que entrenan fuera de Madrid aprovecharon para reunirse con Vicente Borondo sensei.

Puntualmente a las 10:30, la mañana del domingo, empezó la última sesión del fin de semana. Esta vez dejamos el Jo de lado para saludar con el bokken. Practicamos los uchikomis y el happogiri tanto en tandoku como en sotai, poniendo especial énfasis en el Kiai. Revisados estos se demostraron las katas de Shinto Ryu Kenjutsu y nos pusimos a practicarlas por parejas, cada uno al nivel que le tocaba, de nuevo enseñando algunas técnicas a los practicantes que habían progresado lo suficiente.

Tras aquello de una hora, los senpais aprovecharon para empezar a practicar las armas paralelas de su nivel (jutte y kusarigama), aprovechando la ocasión para no perder la práctica. Pasado un tiempo, se dio por finalizada la sesión de entreno de armas paralelas y se volvió a la practica del Jo. Los Senpais demostraron series de Katas más avanzadas y volvimos a entrenar por niveles, hasta el final del entreno. Puntualmente a las 13:30, tras la tradicional foto de grupo, se dio por finalizado el curso y empezó el regreso a casa. Aquellos que tuvimos tiempo aprovechamos la ocasión para hacer la comida con a Vicente sensei.

Reportaje: Kagami Biraki 2022

Se celebró los pasados 7, 8 y 9 de enero el Kagami Biraki en Cartigny en el seno de la Federación Europea de Jodo, para celebrar el año nuevo como es tradición. Este año participamos en el evento 5 miembros de la federación española, de Madrid, Barcelona y Valencia.

Tras solventar todas las problemáticas que el viaje al corazón de Europa conlleva en el actual contexto de pandemia global, la mayoría de la comitiva pudimos empezar con el Keiko del viernes por la tarde, donde se empezó trabajando el Kihon y las katas de Tokushu Waza para posteriormente dividir los alumnos en grupos de diferentes niveles (Kihon, Omote, Chudan-Ranai y superiores) para practicar el Kihon u otras Katas más avanzadas. Tras el entreno, a aquello de las 21:30, hubo una sencilla cena de los asistentes en el comedor cercano al pabellón, en el cual se encuentra también el búnker donde algunos de los asistentes de otras comitivas pasarían la noche. Tras la cena, fuimos todos los del grupo al hotel recomendado por la FEJ.

A la mañana siguiente, tras deshacer el camino hacia el hotel y desayunar juntos en el mismo comedor, se dio comienzo a los Keikos del sábado. Por la mañana, el entreno consistió en la práctica de las Katas ya conocidas entre alumnos de mismo nivel. Tras la pausa para comer del mediodía, empezó la práctica de la tarde, en la cual se trabajaron las armas paralelas (Tanjo para los menos avanzados y jutte y kusarigama para los sempais), y posteriormente tras el ocaso se volvería a practicar katas con el Jo por grupos de diferente nivel. Terminando el entreno de la tarde se hizo la entrega de títulos y certificados para recompensar la maestría, dedicación y persistencia de los asistentes que se lo merecían. Entre estos, destaca por su magnitud la entrega del Menkyo Kaiden de Lorenzo Trainelli y Jean-Claude Hamel ¡Enhorabuena!

Tras una breve pausa para felicitar los afortunados, se dio comienzo a la ceremonia de celebración del año nuevo, con el tradicional mazazo al barril de sake precedente al brindis y snacks de wasabi. ¡Banzai!

Después de una pequeña pausa para bajar el sake y cambiarnos de ropa, se llevó a cabo la
asamblea general de la FEJ, donde se revisó el estado de ésta, así como el próximo Gasshuku de verano, a celebrarse en Suiza a principios de agosto y con la intención de ser tan asequible como sea posible. Adicionalmente, también se informó sobre el estado de la publicación de los escritos del Maestro Nishioka. Cerrada la asamblea sin ninguna objeción a ningún punto, dio comienzo la última cena en gran comité del curso.

Al día siguiente, tras un almuerzo cerca del hotel para compensar el cambio dominical en los horarios del bus, dieron comienzo los entrenos del último día. Para calentar, se trabajó el Happou Giri tanto en Tandoku como en Sotai, y se aprovechó también para practicar algunas técnicas como el maki otoshi de kenjutsu. Tras esa práctica, se dedicó cerca de una hora a enseñar nuevas técnicas a aquellos alumnos que no habían tenido la oportunidad todavía.

Después de la pausa del mediodía, el entreno de la tarde empezó con el repaso de los conceptos que tan fácilmente olvidamos que deberíamos añadir a las Katas, como el metsuke, mushin, ki-musubi entre otros. Para este último, relativo a la unión entre las energías de dos contrincantes durante un combate, se empleó en diversas Katas añadiendo pausas en los puntos donde sidachi o uchidachi tomaban la iniciativa. Posteriormente, y ya con algunos asistentes de camino a su hogar, se practicó por parejas varias técnicas de Kenjutsu. Tras el entreno y la clausura del curso, se llevaron a cabo los exámenes, donde dos alumnos de la comitiva ucraniana se certificaron de primer y segundo Dan respectivamente.

A posteriori, habiendo tenido un papel esencial en la limpieza del pabellón, la comitiva española hicimos una pequeña escala en el hotel para preparar el viaje de regreso, para la mayoría durante la madrugada siguiente, y fuimos a celebrar el éxito del curso cenando juntos en Ginebra ciudad.

Por Lluís Agulló

Curso de Jo-Do en Madrid

Este año hemos podido celebrar el tradicional curso de invierno de SMR Jo-Do en Madrid organizado por Seiryukai España con Vicente Borondo sensei (Menkyo Kaiden).

El dojo ha estado repleto de practicantes de Madrid, Valencia, Catalunya y Portugal durante las dos jornadas de este evento. El sábado estuvo enfocado al trabajo del «Jo» con ejercicios específicos extraídos del kata con un enfoque más práctico, al kihon y a las dos primeras series de la escuela. El domingo se trabajaron las armas paralelas: kenjutsu, jutte y kusarigama (estas últimas reservadas para los más avanzados) y también al trabajo de kata de «Jo», profundizando en los nuevos katas aprendidos durante el curso y al trabajo de las series más avanzadas para los sempais del grupo.

En esta ocasión, tres miembros de RANAI DOJO nos hemos trasladado para participar del curso y compartir buenos momentos con los amigos jodokas. Además, se han realizado exámenes con resultados excelentes para los participantes.

Artículo: Reflexiones sobre Kata – 1ª parte

Por Vicente Borondo, Menkyō kaiden de Shintō Musō ryū

Kata y entrenamiento mediante kata se puede ver en cada cultura y periodo histórico, y por supuesto en diferentes campos de conocimiento. En este artículo me gustaría concentrarme en algunos de los diferentes aspectos del kata en el contexto del Budō/Bujutsu1 japonés y más adelante específicamente dentro del Shintō Musō ryū.

¿Qué es kata?

Kata se traduce normalmente como “patrones o formas preestablecidas”. En el contexto del Budō/Bujutsu japonés vendría a ser “formas de combate preestablecidas”.

Pero kata es mucho más que eso dependiendo de cómo queramos mirarlo.

Kata era el medio preferido para preservar y transmitir principios y técnicas relevantes para el combate entre la clase guerrera en Japón. Estas técnicas y principios, cuando eran obtenidos a través de revelaciones o experiencias místicas de individuos que habían pasado la mayor parte de sus vidas persiguiendo la perfección marcial, dieron lugar a los diferentes ryū (escuelas o tradiciones). Pero uno no quiere que sus enemigos (o enemigos potenciales, que en la época en que se crearon estas primeras escuelas era prácticamente cualquiera que no perteneciese a tu grupo) conozca las tácticas y técnicas de su escuela, por lo que normalmente kata era “información encriptada” donde incluso cada gesto o pausa puede tener un significado desde el punto de vista marcial. Esta encriptación se hacía mediante la ritualización del contenido del kata que la convertían en metáforas del combate real. Para entenderlo uno necesitaba una suerte de código que normalmente aparecía contenido en el gokui, los secretos de la escuela. Esto no solo era específico de las tradiciones de Budō/bujutsu, todas las artes tradicionales japonesas basaban su transmisión en un modelo que implicaba la iniciación en ciertos secretos únicos de esa escuela.

En este sentido kata puede verse como un koan2, presentando al estudiante un “acertijo” al que tiene que encontrar respuesta, siendo el keiko3 el medio para conseguirlo… Solo tras años de práctica, repitiendo las diferentes secuencias una y otra vez uno alcanza la madurez necesaria para entender lo que el kata quiere enseñar.

De esta forma, los diferentes kata y sus series dentro de un ryū se pueden tomar como capas que uno va “pelando” hasta que llega al núcleo, que se corresponde con los secretos profundos de esa tradición. En realidad, lo que uno se encuentra es que de hecho uno ha estado aprendiendo estos secretos desde el principio mientras pasaba por los distintos niveles y que los llamados hiden kata4 son la confirmación de esto.

Aun así para muchos otros, el trabajo de kata y su práctica es simplemente un medio para alcanzar el autoperfeccionamiento; un proceso a través del cual el individuo puede llegar a la iluminación. Para los pioneros probablemente esta iluminación venía como consecuencia de lo que se llama musha shugyō5, siendo la persecución de la excelencia como expertos marciales su principal objetivo, mientras que después, para muchos practicantes, el llegar a este este estado de iluminación o satori6 se convirtió un objetivo en sí mismo.

En el sentido puramente físico, el entrenamiento de kata también sirve para acondicionar el cuerpo y para internalizar movimientos que de otra forma no saldrían naturalmente. Esto es extremadamente importante en combate real ya que el miedo que uno seguro que puede experimentar al enfrentarse a la muerte puede provocar parálisis7 y este sí que puede ser un enemigo más poderoso que el propio oponente. A través del katageiko (entrenamiento en kata) uno adquiere unos pocos patrones de respuesta válidos para una amplia variedad de ataques o situaciones de combate y enseña al cuerpo a reaccionar ante estos de forma espontánea e inmediata.

Sin embargo, lo que el kata nunca debe ser es una danza vacía que aspira solo a ayudar a memorizar gestos y posturas.

Parémonos un momento y miremos a los kanji (ideogramas) que se usan para escribir la palabra “kata”: Hay dos maneras de escribirlo;  y . Las dos se leen como “kei” en chino y “kata” en japonés. En ambos casos significa “forma”, “patrón”, “molde”… Pero solo en el segundo caso () se pronuncia también “katachi” en japonés y esto incluye el concepto de “estado mental” y “espíritu” en su significado. Para el difunto Nishioka Tsuneo sensei entre otros maestros, es este último el que tiene relevancia en Budō: Una forma o patrón acompañado del estado mental o espíritu correctos. Y esto viene de la apreciación y adecuado entendimiento de lo que trata el combate a muerte (shinken shobu).

Es primordial para la supervivencia de las escuelas de Budō/bujutsu el transmitir esto correctamente a las futuras generaciones.

Muchos de los maestros más antiguos creen que a las nuevas generaciones les falta este espíritu y que solo hacen “kata gimnástico”, enfatizando la competición por encima de todo lo demás o sólo pendientes de avanzar en el conocimiento de los movimientos de los kata del curriculum de la escuela como si estuviesen coleccionando premios.

Tipos de kata

La creación de un kata dependía de aspectos como lo social, político geográfico o cultural. Ciertas técnicas no han sido prácticas en un momento histórico determinado pero si en otro. Por ejemplo, para un guerrero del llamado Sengoku jidai (periodo de los Estados en guerra, 1467-1568) que posiblemente tendría que luchar con el yoroi (armadura japonesa) y en terreno irregular, no tendría mucho sentido aprender a lanzar patadas altas a la cara de un oponente. Es lógico por tanto que no se vean este tipo de técnicas en los curriculum de las escuelas originadas en ese periodo. Los cortes en shōmen (corte vertical descendente dirigidos al centro de la cabeza del oponente) tampoco hubieran sido muy prácticos en el campo de batalla debido al kabuto (casco japonés), o andar deslizando los pies sobre el suelo ya que sería bastante difícil (al contrario que en la mayoría de los dojos de Budō hoy día) por lo irregular del terreno en que se batían y el tipo de calzado que usaban.

En general, desde cierto punto de vista diría que podemos dividir los kata en cuatro tipos;

1) Aquellos kata basados en experiencia de combate real; estos son seguramente los más antiguos como los que componen Gokui (los secretos de una escuela), la revelaciones de los fundadores. Lo habitual es que hayan sido codificados en un pequeño número de kata (formas)

2)Los kata creados para explicar o profundizar en los anteriores; estos probablemente también fueron creados al comienzo de la historia del ryū, en tiempos cuando todavía el uso del arma enseñada por la escuela estaba en pleno apogeo.

3)Kata creados en tiempos de paz por individuos sin experiencia real en combates a muerte; Desde principios del siglo XVII, con la llegada de la llamada “Pax Tokugawa”, la necesidad de recurrir a la violencia decreció y por tanto también las oportunidades de verse involucrado en combates a muerte. En realidad, la mayoría de los ryūha (otra palabra para denominar “escuela”) fueron creados y florecieron durante este periodo de la historia japonesa.

4)Kata creados para explicar o profundizar en los kata del tercer tipo. Estas son sin lugar a duda las más recientes en cualquier escuela.

Imagino que la mayor parte de los ryū que han sobrevivido hasta hoy tienen kata de los cuatro tipos en su curriculum, debido a la evolución natural y capacidad de adaptación a los tiempos de estas entidades, pero creo que es importante para los practicantes de cada escuela el saber en qué periodo histórico fueron añadidos los diferentes kata.

Peligros del katageiko y la transmisión de los kata

Como cualquier cosa, el katageiko (la forma abreviada de “kata keiko”, entrenamiento en formas pre establecidas) tiene su lado negativo.

El primer y más común de los errores cuando nos concentramos en el entrenamiento de kata es la inevitable tendencia a mecanizar, especialmente a nivel de principiante, lo cual es hasta cierto punto normal y previsible, pero sorprendentemente no sólo ellos. El problema lo tenemos cuando los practicantes avanzados quedan estancados en este nivel y cuando practican no parecen tener en cuenta lo que el oponente hace, ellos se limitan a seguir su propia agenda. En realidad, esto es una clara muestra de que el practicante en cuestión no tiene la más mínima idea de que trata una lucha a muerte. Imagino que a algunos solo les preocupa convertirse en los “más chulos del cementerio”.

Debido a que los ryū son entidades vivas, de algún modo continúan evolucionando y adoptando cambios que ayudan a la supervivencia de la escuela. Pero algunos cambios pueden ser peligrosos. ¿Cuales? Obviamente aquellos que afectan a la esencia de la tradición, uno debe tener mucho cuidado aquí. A menudo cuando un instructor se enfrenta a un problema para el que no tiene respuesta suele salir del paso “inventándose” una (probablemente con la mejor de las intenciones). Y como todo es de alguna manera justificable, este proceso puede ser potencialmente muy peligroso ya que puede llevar a modificaciones arbitrarias y dañinas desde el punto de vista de la tradición. Lo más probable es que estas modificaciones sean perpetuadas por las sucesivas generaciones de alumnos que a su vez en su momento se convierten en profesores y transmisores de la escuela.

Entonces, ¿Deben ser los kata periódicamente revisados y eventualmente modificados, o deben ser mantenidos inmutables para siempre? Bueno, aquí creo que debemos tener en cuenta las palabras del sabio griego Heráclito quien alrededor del 500 a. C. decía: “Lo único que es constante es el cambio”. Lo que quiero decir es que los cambios van a ocurrir, lo queramos o no. Dicho esto, desde nuestro punto de vista (exponentes del koryū bujutsu), si alguien tiene algún derecho a hacer cambios de forma consciente en cualquier tradición, ese sería el sōke, un menkyō kaiden o alguien con ese nivel de legitimidad… Solo ellos ya que son los únicos que, al menos en teoría, tienen la experiencia y el conocimiento completo de la escuela.

Pero en mi opinión, incluso estos deben ser sumamente cautelosos. Es mi convencimiento que ciertos grupos de kata como por ejemplo Hidden gokui no deberían ser tocados ya que son la expresión directa de la experiencia de nuestros fundadores en combates reales. Probablemente lo mejor y lo más seguro es que el instructor coja cualquier kata, lo desmenuce, juegue con él, lo investigue etc. pero a la hora de transmitirlo debería volverlo a recomponer en su forma original de nuevo antes de dárselo a la siguiente persona.

Otro de los peligros lo encontramos en el otro lado del espectro. Es cuando, tal y como lo pone un buen amigo y también menkyō kaidensha (poseedor del certificado de menkyō kaiden), uno se convierte en “prisionero del kata”. A todos nos han dicho en algún momento que si tal o cual movimiento se tiene que hacer de una forma concreta, en un ángulo concreto, con unos pasos concretos etc. De alguna forma implicando que solo hay una forma correcta de hacer las cosas… Entonces el kata se convierte en algo rígido y estancado. Por supuesto esto esta bien y es necesario cuando uno está al nivel de principiante, pero a partir de cierto momento esto se puede convertir en un obstáculo para la progresión de uno en el arte. A menudo es una cuestión de donde poner el acento; por ejemplo, cuando “expertos” discuten sobre si el siguiente golpe se hace avanzando, o retrasando, en vez de enfocarse en cuál es el objetivo y luego ajustar los pasos para lograr llegar de la mejor forma posible. Es cuando uno se vuelve en “más papista que el Papa”. No hay que ser muy avispado para darse cuenta que esto esta íntimamente ligado al primero de los problemas que he mencionado anteriormente (la pura mecanización de los movimientos)

Es importante recordar que shinken shōbu (combate a muerte) nunca será como en los kata que practicamos así que uno siempre debe ser flexible. Es por esto que la sobre-ritualización y embellecimiento de los movimientos en kata (proceso denominado kahō) debería tener límites.

Otros peligros: Sobrevalorarse. Es fácil empezar a pensar que porque se mas katas o secuencias que mis compañeros tengo por tanto un nivel superior. Esto convierte a algunos individuos en meros “coleccionistas de katas” Hay un viejo proverbio en kyūjutsu (el arte de disparar con el arco japonés) que dice: “Cien manos, una mano; una mano, cien manos” Tal y como Saito Chōbō shihan, un respetado maestro de kyudō en la tradición Ogasawara explicaba el siglo pasado, “Una mano significa un par de dos flechas. Doscientos disparos realizados de cualquier forma son inferiores a tan solo dos disparos realizados con todo el cuidado”. Por tanto, no se trata de saber más secuencias sino de saberlas en profundidad.

La verdad es que a nivel de principiante todos pensamos que sabemos más de lo que en realidad sabemos. Pero por otro lado es un clásico de cualquier tiempo y lugar el pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor (o que los maestros de antiguo eran mejores).

1 Bugei/Bujutsu/Budō: literalmente Artes marciales/Técnicas marciales/Caminos marciales. Aunque algunos autores han establecido distinciones entre estos y los ven en términos de evolución, la verdad es que a pesar de la moda que impuso la palabra Budō en vez de Bujutsu a partir de la era Taishō (1912-1926) los maestros mayores tienden a usar ambos términos indistintamente.

2 Kōan: Acertijos del budismo zen. Preguntas y respuestas creadas por los maestros zen.

3 Keiko: Literalmente “Observar/estudiar lo antiguo”. Lo usamos para definir simplemente la “practica”.

4 Hiden, hiden gokui, gokui, okugi entre otros términos todos se refieren a los secretos últimos de una tradición.

5 Musha shugyōMusha significa “Guerrero” y shugyō “entrenamiento” o “práctica”. Al ser shugyō una palabra de origen budista puede ser asociada también con la práctica ascética. Desde este punto de vista musha shugyō puede ser traducido como “peregrinaje del guerrero”. Se asocia normalmente con la figura de un guerrero itinerante que mide sus habilidades luchando contra otros guerreros, pero también con la del guerrero que se embarca en ejercicios espirituales en templos budistas, santuarios shintōistas u otros lugares sagrados.

6 Satori/gongyū: Términos budistas para definir la “ilumiación” o una experiencia de “despertar espiritual”. Tienen connotaciones similares con la palabra “Musō” que describe un sueño o una revelación en la tradición shintōista.

7 Encarar situaciones extremas como enfrentarse a la muerte u otro peligro produce tres posibles reacciones; pelea, huida o parálisis.

Seminario sobre NIHONTO

Este sábado hemos podido participar en el seminario sobre “INTRODUCCIÓN AL NIHONTOLa Katana actual y los secretos del sable japonés” a cargo de Atlante Ferrero y organizado por Shoshinkan Dojo.

El seminario duró una jornada completa en la que pudimos aprender diversos aspectos históricos del sable japonés, sus partes, nomenclatura, forjado, etc.

PRIMERA PARTE

Introducción a la katana.

1. Breve introducción a la historia de la katana.
2. La katana, partes básicas.
3. Tipologías modernas y nomenclatura actual.
3.1. Katana
3.2. Nihonto
3.3. Shinken
3.4. Iaito
3.5. Modoki
4. Tipos de sables japoneses.
5. Materiales y su cuidado (orientado al iaito y katana deportivos)
6. Práctica de desmontaje, limpieza y mantenimiento: kit de cuidado y motivos del cuidado.

SEGUNDA  PARTE 

La katana en la actualidad.

1. Fundamentos de la forja actual.
2. Materiales, tipos de plegado/laminado y líneas de templado.
3. Tipologías y formas del sable.
4. Práctica/demostración de afilado.
4.1. Afilado industrial y desbaste con abrasivos mecánicos.
4.2. Afilado de mantenimiento con piedra seca.
4.3. Afilado con piedra de agua.

TERCERA PARTE 

Katana: la hoja y su vestimenta.

1. Toshin, la hoja de la katana.
2. Koshirae, la vestimenta de la hoja.
2.1. Koshirae, partes y usos.
2.2. Tsuba, formas y utilidades.
2.3. Fuchigashira, pomo y virola del sable.
2.4. Menuki, los ornamentos de la empuñadura.
2.5. Habaki, el collar de la hoja.
2.6. Seppas, los separadores.
2.7. Mekugis, pasadores de unión del sable.
2.8. Ho, la madera de la empuñadura.
2.9. Samegawa, piel de raya.
2.10. Tsuka ito y tsuka maki, el cordaje y sus trenzados.
2.11. La saya o vaina, protecciones y herrajes.

CUARTA PARTE 

Limpieza y mantenimiento de la Katana. Parte práctica.

La verdad es que salimos muy contentos de este seminario, tanto por el aprendizaje como por poder reunirnos con amigos interesados en las mismas materias que nosotros. Nos quedamos con ganas de profundizar todavía más en aspectos del forjado tradicional de Katanas y esperamos poder reunirnos en próximas ocasiones para aprender más de Atlante. Agradecer especialmente a Xavier de Shoshinkan por la invitación al evento.